Nacida en 2014 como legado de los primeros ocho años de estudio e investigación en técnicas de esta disciplina, la SLM es una Asociación Cultural cuyo propósito es el desarrollo a escala mundial del Combate Deportivo con Sables de Luz.

La Sociedad de Maestros de LudoSport (Society of LudoSport Masters) es la principal y más alta autoridad en lo referente a reglamentación, técnicas, métodos de enseñanza y valores culturales del propio deporte. Así mismo es el cuerpo disciplinario último al que recurrir en caso de infracción del reglamento.
El Consejo Ejecutivo de la SLM está compuesto por los tres Maestros Fundadores de la primera Academia LudoSport, creadores de la propia disciplina.

Únicamente la SLM, de forma directa o a través de sus delegados, puede autorizar la apertura de Academias LudoSport y asignar rangos, cualificaciones y títulos a los deportistas que practican Combate con Sables de Luz.

La enseñanza del Combate Deportivo con Sables de Luz está restringida al personal autorizado, tras superar los exámenes requeridos por las Regulaciones de la SLM. Los profesores pueden ser Maestros Fundadores, Maestros de Estilo e Instructores. Su jurisdicción abarca todo el mundo, pero siempre dentro de una Academia autorizada.

Consejo Ejecutivo de la SLM es asistido por un órgano externo conocido como la Embajada, cuyos propósitos son: garantizar una correcta comunicación entre la SLM y las Academias, controlar el compromiso pleno de los Maestros, Instructores y Academias con la regulación, principios culturales y valores de la SLM, promocionar y apoyar la circulación de Maestros e Instructores por los diferentes países para ejercer cometidos según sus títulos y cualificaciones.

La Embajada está encabezada por un Embajador, que puede nombrar Cónsules como representantes suyos dentro de una Academia, siempre con una jurisdicción mundial.

Consejo de la SLM

Simone Spreafico

Fundador
Consejero

Gianluca Longo

Fundador
Consejero

Fabio Monticelli

Fundador
Consejero

La Embajada

Ugo C.
Tonelli

Embajador

Daniele Maggi

Cónsul

Andrea Ungaro

Cónsul

Elisa Brondolo

Cónsul

Código Ético y Moral de la SLM

I. Principios Generales

1. El Combate Deportivo con Sables de Luz ha sido creado y se promociona a diario bajo la observancia de los principios de lealtad, disciplina, juego limpio, respeto, pasión y sentido de integración que caracterizan al deporte como parte del ideal Olímpico moderno.
A este respecto, se define el Se.Cu.Ri. (Servizio, Cura, Rispetto, o lo que es lo mismo, Servicio, Cuidado y Respeto) como su valor fundamental. Servicio entendido como la voluntad de cada pupilo de apoyar a sus compañeros a lo largo de su proceso de mejora técnica, a través de un constante y activo ánimo por alcanzar sus propios límites y superarlos. Cuidado, que llega a través del control, practicado en las técnicas y teniendo especial atención en la seguridad de los compañeros. Respeto, nacido de la consciencia de uno mismo, los límites propios y los puntos fuertes, que llevan a una forma correcta de relacionarse con los demás con el convencimiento de que no se debe nunca subestimar a nadie, independientemente de cuál sea su nivel de experiencia. Mientras que el Servicio se reserva a aquellas áreas no relacionadas directamente con la competición, el Cuidado y el Respeto deben ser considerados como esenciales en cualquier situación vinculada a la práctica del deporte.

2. Los individuos y organizaciones de LudoSport que pretenden enseñar, practicar y promover el Combate con Sables de Luz deberán apoyar los valores del deporte, promoviendo la sana competición, el clima de confianza mutua, el rechazo de cualquier tipo de comportamiento incorrecto o ilícito para conseguir la victoria, y rechazando firmemente cualquier forma de discriminación sexual, religiosa o étnica, o cualquier otro tipo de conducta que limite la integración y la inclusión – consecuencias éstas naturales a la actividad deportiva – así como cualquier forma de dopaje.
Estos órganos deberán velar por el bienestar de los ciudadanos, promoviendo los valores de la dignidad humana, la no-violencia y la solidaridad entre los pueblos, cooperando con aquellos que compartan estos mismos principios.
Al reconocer el deporte como un derecho de los ciudadanos, y un recurso de integración, deberán también trabajar por la promoción y la difusión – dentro del deporte pero también, a través del deporte, en la vida social – de una cultura a favor de los derechos, el medio ambiente y la solidaridad.

II. Deberes de los Atletas

3. Sin perjuicio de las obligaciones derivadas por pertenecer a su respectiva Academia LudoSport, todos los luchadores de Combate con Sables de Luz son representantes de este deporte y de sus valores, y su conducta deberá ser consecuente con el cumplimiento de este papel.
Deberán, por lo tanto, comprometerse a:
– Seguir las Normas y Regulaciones de acuerdo a los principios de corrección y lealtad;
– Comportarse de una manera ejemplar durante los entrenamientos y competiciones, particularmente a través del correcto cumplimiento de las obligaciones contraídas;
– Rechazar cualquier forma de dopaje;
– Abstenerse de llevar a cabo ningún acto o conducta que pueda ser considerada como racista;
– Abstenerse de conductas que puedan dañar de alguna forma la integridad física o moral de los oponentes, jueces de competición o de sus ayudantes;
– Respetar a los Maestros e Instructores por el tiempo y la dedicación que prestan al transmitir sus habilidades;
– Respetar al resto de pupilos, sea cual sea su nivel, en la convicción de que es posible aprender de cualquiera y de que nadie debe ser subestimado;
– Respetar a los jueces de competición con la convicción de que cada decisión es tomada de forma objetiva y de buena fe;
– Adoptar iniciativas positivas encaminadas a transmitir al público la celebración de eventos deportivos, y proteger el espíritu deportivo tanto en los equipos oponentes como en sus seguidores.
– Abstenerse de hacer juicios de valor lesivos para la reputación, imagen y dignidad personal de otras personas u órganos que actúan de acuerdo con la ley del deporte;
– Estar disponibles para participar en cualquier iniciativa oficial encaminada a promocionar el deporte, sus valores y principios éticos, o con un carácter social o educativo.

III. Deberes de los Maestros e Instructores

4. Los Maestros e Instructores de Combate con Sables de Luz deberán interiorizar y seguir – de cara al resto – la regla principal de Se.Cu.Ri, así como cualquier otro valor deportivo; sólo entonces podrán transmitir esa regla y esos valores. La conducta de los Maestros e Instructores deberá ser ejemplar, basada en la corrección hacia cualquier otro miembro, forme o no parte del profesorado: Atletas, colegas, jueces de competición, ayudantes, parientes y aficionados.
La transmisión de todos los valores del Combate con Sables de Luz es la principal responsabilidad de los Maestros e Instructores, que deberán comprometerse a respetar los siguientes principios:
– Promover el deporte y sus normas, poniendo especial atención en sus valores éticos;
– Establecer un modelo de comportamiento positivo para todos los atletas a través de su propia conducta;
– No favorecer la conducta desleal ni adoptarla personalmente;
– En ningún caso tomar decisiones encaminadas a alterar de manera artificial el resultado de una competición y asegurarse de que en ningún caso nadie obtiene una ventaja no merecida;
– Respetar a los jueces de competición y a sus asistentes en la certeza de que cada decisión tomada lo es de manera objetiva y de buena fe;
– Informar de cualquier situación que suponga un conflicto de intereses, incluso si solo afecta a los órganos ejecutivos;
– Apoyar y tomar parte en cualquier iniciativa oficial encaminada a promocionar el deporte, sus valores y principios éticos, o con un carácter social o educativo.
– Evitar comportamientos que supongan un exceso de presión o castigo;
– Evitar crear expectativas desproporcionadas en los jóvenes, comparadas con su verdadero potencial;
– Proceder, a la hora de formar los equipos y selecciones de atletas, teniendo en mente no solo los resultados deportivos y las condiciones físicas, sino también el compromiso demostrado, la conducta de los alumnos y su respeto a las reglas y el resto de compañeros.

IV. Deberes de los Jueces de Competición

5. Además de las obligaciones derivadas de ser Maestro o Instructor cualificado, (expresadas anteriormente), durante las competiciones oficiales los jueces de competición deberán comprometerse a:
– Vigilar de forma objetiva la conducta de los atletas durante la competición, velando por el cumplimiento del código;
– Evitar cualquier clase de favoritismo, sea del tipo que sea;
– Expresar su autoridad a través de la correcta comunicación con sus colaboradores, caso de haberlos, y con los atletas durante la competición;
– En competiciones oficiales, abstenerse de cualquier actitud que favorezca solamente a una de las partes;
– En competiciones oficiales, declarar cualquier conflicto de intereses existente, y en su caso renunciar a ser juez de la competición.